El Índi­ce de Garan­tía de la Com­pe­ti­ti­vi­dad (IGC), es el índi­ce que se apli­ca a los arren­da­mien­tos urba­nos y la actua­li­za­ción de la ren­ta tras los cam­bios lega­les apro­ba­dos en la Ley 2/​2015 de desin­de­xa­ción de la eco­no­mía española.

A fal­ta de regu­la­ción en los con­tra­tos de arren­da­mien­tos del índi­ce de refe­ren­cia, de mane­ra pre­de­ter­mi­na­da (a fal­ta de acuer­do), éste será el índi­ce aplicable.

Su carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal es que impi­de las revi­sio­nes de la ren­ta en sen­ti­do nega­ti­vo, pero tam­po­co per­mi­te subi­das supe­rio­res al 2 % (tie­ne un sue­lo – el 0 % y un techo – el 2 %).

Es publi­ca­do por el INE (Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca) men­sual­men­te tras la refor­ma legal.